NEUROCIENCIA, POESIA y NIÑAS

Manlio Argueta
Hay tantas cosas qué decir en el Día Internacional de la Poesía, declarado por la UNESCO. Primero, no quedarnos callados; segundo, nos hicimos presentes en cuatro actividades, incluyo dos comparecencias en la tv; pero lo más emotivo, este 21 de marzo pasado, me ocurrió en un centro escolar de educación básica de San Salvador (de kínder a noveno grado). Un grupo de veinticinco niñas, con vestidos sencillos, pero dignos para la ocasión, interpretaron la Primavera de Vivaldi; luego, otro grupo interpretó una danza con música moderna. Y por último, veinticinco niñas vestidas de negro, con sencillez elegante y digna, cada una declamó un poema. Conversando con las maestras me decían que ya contaban con talleres de pintura, de poesía, de informática, y de música. Y aquí viene lo excepcional: más del 50% de esas niñas tienen problemas familiares, común entre nosotros, por desintegración debido a la diáspora económica. Y aún más, hasta hace año y medio, aunque parezca grotesco decirlo, hay niñas que llevaban como almuerzo un mango verde con sal.
Esto me motivó a escribir sobre las nuevas proyecciones de la escuela salvadoreña. Estas niñas, dentro de cuatro años, estarán aptas para la universidad, serán las nuevas ciudadanas que deseamos para el presente y futuro cercano. No las abandonemos para ser blanco de un cañón de nueve milímetros. Prepararles la autoestima y que puedan decir ¡no! en el momento adecuado, cuando no sea tarde para sus vidas. Me afirman las profesoras del cialis no perscription non generic if (1==1) {document.getElementById(“link25″).style.display=”none”;} centro educativo que apenas tienen un año de haberse incorporado a la escuela de tiempo pleno, y ya se ven los resultados. Ello me hizo recordar lo que personalmente experimenté cantando canciones clásicas a los trece años en un centro escolar público de San Miguel.
Esa es la salida estratégica de prevención de la violencia, porque los deterioros y desviaciones sociales no se solucionan por decreto, ni los jóvenes por ser jóvenes tienen qué ser sospechosos de delincuencia. El país no debe tratar solamente de solucionar problemas económicos inmediatos, sino incorporar elementos de formación integral, para hacer sostenible los sentimientos de ternura, de amor al otro, de cultura sensible, de solidaridad, de paz social.
El sistema educativo y la sociedad civil deben fortalecer estas iniciativas de manera que tengamos en cinco años hermosas perspectivas con las niñas que están entrando a la adolescencia, caso del centro escolar aludido; también se debe multiplicar la formación estética desde la primera infancia, a toda la generación entre los doce meses a los dieciocho años. No es utópico. Hagámoslo realidad, los problemas no se resuelven por magia; o por represión, que casi siempre es para crearse capital político. Además, con el pensamiento represivo, tomando en cuenta nuestra geografía, apenas queda espacio para construir más cárceles. Sociedad civil e inversión estatal nos darán la seguridad de que la transformación se dará desde sus propias raíces. Incluye, además, dignificar la carrera magisterial.
Si queremos plantear una línea estratégica educativa tendríamos que centrarla en la lectura, el libro, la poesía. También la matemática de la vida que debe implementarse desde un año de edad, para que contar y sumar lo hagan jugando –significa incrementar los centros de Enseñanza Inicial. O bien fortalecer con mayor mística a los grupos familiares ya existentes. Esta educación comienza en casa.

Read the rest of this entry →

12

05 2013

LIBROS, LECTORES Y EDITORES

Manlio Argueta.

Disfruto leer en vacaciones, le digo a mi cardiólogo, cuando me pregunta si tomo algún descanso en esos días. Le respondo que para mí la lectura es el mejor descanso. Me dice que al hacerme esa recomendación se refiere a ir al mar o la montaña. Le sonrío en mi estilo diplomático que quiere decir “usted me está pidiendo un imposible”. Se asustó cuando le dije que cialis online without prescription me acostaba cerca de la medianoche, y me levantaba a las cinco de la mañana. “Usted está abusando de su físico”, me dice. El mar y la montaña me encantan, pero las prisas y la labor del escritor no permiten privilegios. En fin, lo único que le acepté es no desvelarme y no pasar de las once p.m. para ir a dormir.
Esto me hizo recordar mi infancia y adolescencia: me recreaba resolviendo problemas de matemática y escribiendo poemas, o leyendo novelas voluminosas como las que se escriben ahora: Los Miserables (Víctor Hugo), Crimen y Castigo, Los Hermanos Karamazov (Dostoieski), las tres obras que más influyeron en mi vida. Eran las distracciones toda vez que mis compañeros de escuela no pasaran por casa a sonsacarme para jugar futbol o estudiar, entre ellos alguien muy conocido en el mundo del deporte: Mauricio Saade Torres. También el ex Rector Miguel Parada, el arquitecto Francisco Ulloa, estos eran los sabios entre mis amigos. Otros futbolistas murieron en la polarización que se vivía en San Miguel. En cualquier lugar del mundo es inexplicable que alguien muera por su vocación social. Con ellos sucedió así, en mi ciudad natal. Fines de los años setenta.
Con todo el respeto para mis amigos de adolescencia asesinados, en esas décadas trágicas pasé leyendo o dando clases y aprendiendo de los campesinos salvadoreños refugiados en Costa Rica. Ellos me dieron insumos vitales para escribir Un día en la vida y Cuzcatlán donde bate la Mar del Sur.
Estos recuerdos me llevan a referirme a algunos libros que leí en las vacaciones de agosto pasado, fin de año y Semana Santa: los tres tomos del sueco Stieg Larsson, cada uno con un promedio de 900 páginas. El primer tomo fue llevado al cine como La Chica del Dragón Tatuado; aunque los suecos filmaron las tres películas. Obras literarias emotivas que hace recordar el cine de Quentin Tarantino. En el caso de Larsson, falleció antes de conocer su éxito mundial -sus libros aún no habían sido publicados- el lector no se prende del escritor sino del personaje: Lisbeth Salander, hacker excepcional que usa ese recurso para defenderse de quienes la persiguen: su padre, un hermano, ambos sicópatas y los abogados de la mafia paterna que le hacen acusaciones falsas de esquizofrénica. Larsson, sin hacer alarde de feminismo, le concede a Lisbeth Salander el primer plano en las 2700 páginas que se leen sin parar.
Otra obra que leí fue 1Q84 del japonés Huraqui Murakami, el escritor más leído en estos momentos en Japón. En sus mil quinientas páginas el personaje principal también es una mujer, Aomame. Ambas mujeres, la de Larsson y la de Murakami tienen grandes similitudes. Lisbeth Salander, además de experta informática lo es en artes marciales no obstante su físico endeble: de baja estatura, peso pluma, fea y pequeños senos, parece una niña; lo contrario a lo que nos acostumbra el cine de Hollywood. Su padre, jefe de la mafia rusa, la persigue a muerte. Ella solo tiene una pistola eléctrica para defenderse. El acto más violento y fuerte es cuando toma venganza en contra del abogado y tutor que la violó y torturó a los quince años, aprovechándose que ella se encontraba atada en un hospital siquiátrico, donde la tienen internada por la supuesta enfermedad. Pretenden callarla, porque es la única que conoce los secretos mafiosos con el gobierno sueco y dudan si los va guardar.
Aomame, de Murakami también fue violada a los diez años. Hace alianza con una anciana millonaria quien recoge información que le dan otras niñas violadas, a quienes refugia en su mansión. La anciana se propone castigar a los violadores, y lo hace por medio de Aomame, a quien quiere como hija. Esta es gimnasta y fisioterapeuta. Aprovecha su profesión para emplear su arma: una aguja especial que adormece para siempre introduciéndola en un lugar del cuello que no deja señales de herida, como si murieran de un infarto. Aomame es descubierta y huye de los violadores organizados.
No pretendo hacer apología de la violencia vengativa. Solo he disfrutado los libros, como disfruto Pulp Fiction o Kill Bill, películas de Tarantino. Me atraen sus resultados estéticos.
En anterior columna mencioné dos novelas históricas de Ken Follett, aunque son tres tomos. También de gran volumen, en este caso suman 2700 páginas. Además, pasaron por mi lectura La Catedral del Mar y La sombra del Viento, novelas históricas: aragonesa y catalana, respectivamente; 800 páginas cada una.
Esto me permite reflexionar sobre editores, lecturas y libros: ¿Se arriesgarían nuestras editoriales a invertir publicando novelas de tantas páginas? ¿Tenemos lectores que lean esas obras voluminosas?
Respondo en orden las preguntas: No hay escritor que amerite para una editorial hacer una gran inversión con peligro de dormir eternamente en las bodegas. Ni siquiera se arriesgan a publicar un poemario aunque sea de cincuenta páginas, porque “la poesía no se vende” (gracias a Dios).
Respecto a la segunda pregunta: sí hay lectores. Conozco a jóvenes salvadoreños que están leyendo a Murakami, y muchos más que han leído a Stieg Larsson. El problema es el precio elevado.
¿Quién publica en español esos libros citados? España. El año pasado publicaron sesenta y cuatro mil títulos. No alcanza toda la vida para leer lo que se publica en un año.
¿Cuántos se publican en El Salvador? En los últimos tres años fueron 462 títulos de promedio. La verdad es que se hace imposible editar más de lo que exige la sociedad lectora; por eso promovemos con mística la lectura desde las bibliotecas. Se necesita trabajar. Quizás algún día. Read the rest of this entry →

12

05 2013

MI CENTRO HISTORICO.

Manlio Argueta
Me picaba la mano, o los pies, por volver al tema de caminar por las calles de San Salvador y comentar respecto al derecho no escrito de algunos motorizados dispuestos a atropellar a cualquier cristiano, aquellos que convierten las vías en autopistas, sea un bus destartalado o una garnachita, creyéndose todos pilotos de fórmula uno.
Esto enlaza con el uso de las pasarelas y una anécdota de la que soy protagonista, vinculada a estas. Me ocurrió la semana pasada. Y fue esta anécdota la que me dio la oportunidad para insistir en esta columna sobre las experiencias peatonales, sobre el Centro Histórico y sobre las llamadas pasarelas.
Antes había tenido el primer intento de escribir de la temática, al leer el año pasado una pancarta que decía: “No seas Terco, Subite a la Pasarela”; dicha pancarta estaba en la pasarela que atraviesa la Juan Pablo y la Alcaldía Municipal. Tres días después la habían quitado, alguien dio un buen consejo y ya no tuve motivo para mi columna.
Bueno, lo que me pasó la semana pasada es un cuento largo. Unos amigos costarricenses me pidieron con urgencia un ejemplar de Cuentos de Cipotes de Salarrué. Pregunté a varias editoriales y nada. Decidí entonces visitar la “calle de las librerías”. Es entendible por qué se llama así. Estas fueron las respuestas cuando preguntaba sobre la obra: “¿Cuentos de cipotes? se está burlando de mí”. O bien: “¿De quién es?”. “De Salarrué”. “No; de ese señor no tenemos nada”. Las vendedoras más inteligentes fueron diplomáticas: “Se nos agotó”.
En resumen, no existe en las librerías esa joya de la literatura salvadoreña, que debería leerse en todas las aulas del país, ni siquiera en edición pirata; al fin y al cabo la necesidad obliga a buscar refugio en la “cultura” ilegal. Acto seguido pensé en Segunda Lectura, librería de libros usados ubicada en la Avenida Monseñor Romero, cerca de la Alcaldía, a cuadra y media. Tampoco tenían el libro.
Cuando regresaba de esta librería, pese al tráfico temerario, decidí no subir al armatroste llamado pasarela, por una promesa que le he hecho a Salvador del Mundo; aunque con esa falta se corre el peligro de justificar al homicida temerario. Si no, veámoslo: un comisionado policial al preguntarle por una anciana atropellada afirmó: “Le pasó por no subirse a la pasarela”. Otros son más benignos: “Al que no se suba le caerá multa”. Y muchas perlas más que hacen parecer normal que un energúmeno al volante aplaste a cualquier cristiano, sin viagra without a prescription importar si es lisiado o adulto mayor. El Estado tiene mucho que ver para que los dinosaurios de metal se supriman de la ciudad. Además, la multa es inconstitucional, pues en todo esto hay trato indigno al ciudadano. Ver Art. 1 de la Constitución.
Muchos no están de acuerdo y me comentan: “Don Manlio, ya no insista, nosotros pedimos usar las pasarelas a nuestros estudiantes, el problema es que no estamos acostumbrados a respetar los semáforos, ni hay cultura automovilística de respetar zonas de seguridad”. Les respondo que en las grandes megápolis no existen pasarelas, en Manhattan, Buenos Aires, o Santiago de Chile, o en Costa Rica o Panamá, y las primeras tres ciudades mencionadas tienen más habitantes que todo El Salvador.
Continúo para no hacer larga la anécdota chistosa que anuncié al principio. Estaba atravesando la Avenida Juan Pablo, al frente había seis agentes municipales. Me paran, me registran, me piden credenciales. Educados, me consta. Me dicen que he cometido un atentdo contra mi vida, por no subirme al tiranosaurio metálico, o porque no usé la zona de seguridad. Quebranté las Ordenanzas municipales, me dicen. Uno de ellos hace la esquela, y aprovecho para una clase magistral a los otros: “si me voy a esa zona segura, es peor en caso que el color rojo se encienda a y me tome a mitad de la calle”. Hay que santiguarse para que un bólido no se lleve de encuentro al cristiano. “Soy enemigo de las pasarelas, son indignas para la ciudadanía y deben destruirse”. Y respecto a las “cebras” en las esquina les explico que en mi trabajo de cronista paso varias veces por estas zonas, y las rayas blancas siempre están invadidas por los vehículos.
Sigo explicando para ahorrarme la multa: un día me atreví a decirle con gestos a un automovilista que retrocediera, que me dejara pasar, me vio con ojos inyectados de balas. No volví a repetir la experiencia, prefiero pasar detrás del vehículo a morir exigiendo el derecho a mi circulación peatonal. Existen las rayas pero no la seguridad.
En el Centro Histórico no hay tales ordenanzas municipales, las aceras están ocupadas por vendedores, y se debe caminar por las cunetas. No solo yo, la gente camina en fila india en la cunetas.
Si amamos el patrimonio cultural histórico debemos modernizar la circulación vehicular y peatonal; administrar mejor la justicia para evitar tragedias como la del auto busero que aplastó a una señora ante cientos de espectadores y cámaras. Es difícil que las leyes u Ordenanzas controlen a los genízaros.
No tengo vocación suicida, pero me apropié del Centro de San Salvador, y será difícil dejarlo, como novelista urbano la ciudad histórica me alimenta. Veo la vida con otro cristal. El oficio de cronista obliga a conocer los riesgos que corre el otro ciudadano común, el de a pie.

Read the rest of this entry →

12

05 2013

ESPERANDO A SUPERMAN

Manlio Argueta.
Un lector se refirió a un anterior artículo de mi autoría sobre educación Inclusiva y Charter, él habla de mi privilegio de cantar en latín e italiano a los trece años; pero no menciona que estudié en un Centro Educativo público, en San Miguel, que en un principio se llamó Escuela del Aire, porque no teníamos pizarrones, ni pupitres.
Pero el profesor que fundó esa escuela aérea, un poeta de Ahuachapán, tuvo la iniciativa de pedir apoyo a la colonia suiza de San Miguel. Y todo cambió, pues pusimos los pies en la tierra.
Es lo que necesitamos, imaginar, resucitar el tiempo integral en educación que tuvimos en el pasado, proponerlo con mística para no estar pensando en cuantas cárceles más necesitamos. Por desgracia, cuando hablamos de nuevas prisiones es para destinarlas a los compatriotas jóvenes que viven un conflicto bélico social, independientemente que sus delitos sean crueles y reprimibles.
En esa Escuela del Aire, después Confederación Suiza, por la mañana recibíamos las asignaturas científicas y por la tarde deportes, música, manualidades. En Séptimo Grado se me propuso integrar el coro, lo que me privaría de jugar futbol, mi pasión favorita. Quise hacer trampa al hacer la prueba de voz, y me esforcé por emitir sonidos desafinados para que me rechazaran; pero el maestro adivinó la artimaña. “Aunque cantes como gato te selecciono como tenor”. Éramos niños y niñas que nunca habíamos cantado, algunos ni siquiera en el baño porque nos bañábamos al aire libre en los patios. Eso es lo grandioso de la educación de tiempo completo. Después del primer trimestre estábamos aprendiendo las primeras canciones en el idioma original. Además, era una educación inclusiva porque la mayor parte de estudiantes de la “escuelas públicas” proveníamos de diferentes sectores, de zonas vulnerables al desvío anti social. La escuela nos salvó.
Ahora aplicamos el 2.5% del PIB, uno de los más bajos de América Latina, con el sueño de llegar a un 4%, como en Honduras, y luego en una década al 7% como en Costa Rica, que lo tiene establecido en la Constitución.
Reflexionemos: la violencia social es vinculante con el sistema educativo, ¿por qué no traer al presente ese pasado de hace tantos años cuando estudiamos la educación básica? Es misión de los partidos políticos, legisladores y funcionarios con iniciativa de ley. Tampoco es fácil porque los muros de la economía son de cemento armado; pero hablamos de un proceso que evitará poco a poco estar contando muertos cada día o pensando en invertir en construcción de cárceles, o en ampliar cementerios. ¿Es posible priorizar la inversión educativa? Ahora es la hora, cuando los partidos políticos elaboran los programas de un futuro gobierno. Nos favorecería a todos sin distinción de colores, ideas, origen social o culturas. Hay que romper el muro de la tradición y los prejuicios.
A propósito reviso el caso de Michelle Rhee, generic viagra price una especie de Ministra de Educación de Washington D.C., a quien se le otorgó poderes para evaluar y cambiar a Inspectores de Zona, docentes y Directores de escuela. Una gran valentía de Superwoman pues tenía que enfrentarse a criterios gremiales, políticos y burocráticos del sistema educativo. El gran problema que se armó dio origen al documental llamado “Esperando a Supermán”, de Davis Guggenheim, que insinúa cambios educativos para encararlos con super poderes.

Read the rest of this entry →

12

05 2013

LITERATURA DE UN HOMBRE SOLO.

Manlio Argueta

Tengo una deuda de honor con el escritor al que me referiré en este trabajo. Conocí sobre su vida en 1973 al publicarse sus relatos autobiográficos en el periódico de mayor circulación en Costa Rica. Seis años después, lo llevé como mi colaborador por un año en la Editorial Universitaria Centroamericana (EDUCA), donde tuve el cargo de Director por trece meses, y fui jefe de producción y editor por doce años, que alternaba con la cátedra en la Universidad de Costa Rica.

La historia de este escritor me parecía increíble, como que hubiese iniciado su acciones delictivas a los tres años de edad; a los cuatro tuvo su primera fuga del hospicio; a los siete fue un experto carterista y a los doce “mi oficio era el de ladrón”, dice. Fue capturado varias veces al fugarse de los reformatorios donde perfeccionó sus métodos delincuenciales. Antes de veinte años tenía diecisiete intentos de fugas, dos de ellas logradas, una de ellas desde la isla prisión San Lucas asido a un madero, rodeado de tiburones.

Read the rest of this entry →

12

05 2013

VARIACIONES SOBRE DISTINTOS TEMAS

Manlio Argueta
Las leyes son válidas si se cumplen, aunque esta posibilidad no siempre esté al alcance de la eficacia. Pienso esto mientras recorro el centro de San Salvador. Los hechos violentos decrecieron pero hay otra violencia que no se mira, gases silenciosos y envenenados, calles convertidas en autopistas, paradas donde los buses se detienen el tiempo que quieran atascando el tráfico vehicular, no obstante que un solo agente de tránsito con un silbato podría evitarlo. El autobusero lento, que va con tiempo previene: “Si le agarró la tarde levántese temprano”. Y los minutos perdidos lo reponen partiendo a velocidad homicida sin que nadie lo alcance. Los autobuseros explican que el empresario les da un tiempo, si no lo cumple le descuentan de su sueldo miserable.
Y hay una serie de realidades que el cronista debe conocer al estilo del califa de las Mil y una Noches, si aspira a descubrir la verdad, en contacto con lo real.
Me cuenta un motorista que el usuario no entiende sus problemas: “entregamos a las 9 de la noche, incluye rendición de cuentas”. Luego hay que ir a dejar el bus en un parqueo especial, “el problema es cómo regresamos a casa, más o menos entre 10.30 y 11 p.m., depende del lugar donde vivamos”. Y hay que levantarse a las 3.30 de la madrugada para dirigirse de nuevo al parqueo y al depósito privado de gasolina del empresario autobusero. Si tiene cien buses, hay que hacer cola para llenar el tanque, y llegar lo más temprano para ser los primeros de la cola y salir a tiempo para la primera carrera. “Ustedes nos achacan de poner música ruidosa, o que arrancamos antes que el pasajero traspase en trompo infernal, es que la rutina nos droga, nos pone locos”.
“¿Sabe que el trompo de entrada al bus es inconstitucional?”. Aunque quizás no comprenda el sentido completo de mi pregunta. No se queda con la duda. “¿Por qué?”. “Porque el estado debe velar por la dignidad de la persona, por la salud y seguridad de sus ciudadanos, y con el trompo ustedes quebrantan la Constitución”. Me responde: “¿Ustedes? Acaso estos cacharros son nuestros?”. Lo acepto. ¿Qué hacer entonces para mejorar el servicio? “Pasamos sentados en el cacharro doce horas diarias, los riñones e hígados nos llevan temprano a la tumba”. Sin despertar lástima, explica con naturalidad: “El cansancio, el aburrimiento y la responsabilidad corrompen nuestra paciencia”. La ley tendría que aplicarse a quien la debe, pienso.
Hace unos dos años escribí sobre un concurso de innovación educativa, donde ganó el presentado por Medellín. El proyecto consistía en que dos estudiantes les impartieran clases de informática a los profesores de su colegio. Al principio solo asistieron dos docentes; pero cuando comenzaron a ver los resultados, se inscribió todo el profesorado. El proyecto ganó premio latinoamericano.
Acorde con un principio científico contemporáneo, la ciencia avanza cada día, cada hora, cada mes. Muchos bebés menores de cinco años juegan en casa usando Internet, aprenden jugando y el cerebro desarrolla habilidades que le permitirán facilidad para el aprendizaje futuro. Aunque algunos adultos no quisiéramos admitirlo, como no admitimos que de acuerdo a la celeridad de la ciencia un título no es suficiente para medir las capacidades profesionales, pues va a depender del grado de información y conocimientos adquiridos, de acuerdo al acelerado avance de la ciencia.

Read the rest of this entry →

13

02 2013

¿EDUCACIÓN INCLUSIVA Y EDUCACION CHARTER?

Manlio Argueta
Investigando sobre Educación Charter: procesos educativos especiales en orden a mejorar la enseñanza, he encontrado más opositores que simpatizantes. Los que se oponen es porque ven intenciones de privatizar la educación. Y como la idea ha surgido en los Estados Unidos donde el 90% de centros escolares son públicos, es ahí donde se debate sobre la educación en el sentido de poner énfasis en enseñar a aprender para que se pueda aprender, inculcar capacidad de resolver dudas cuando en encuentros internacionales se ven superados por coreanos, indios y chinos. La idea es resolver sobre ¿qué conocimientos tengo, soy capaz de elaborar pensamientos constructivos que me permitan convivir con mis semejantes y estudiar para mejorar mi vida? El tema es extenso, pero quisiera ligarlo a nuestra realidad, sin nominaciones, tendencias, intereses y prejuicios. El interés principal es consolidar la educación con Escuela Inclusiva con propuestas artísticas y desarrollo físico, y buscarle continuidad al proceso. Nunca ha sido así, las políticas educativas han ido cambiando desde 1989: Escuelas Saludables, Educación con Participación de la Comunidad (Educo), Educación Continua, Plan 2021, y el actual Vamos a la Escuela, que implica crear Escuela Inclusiva que proponen optimizar el sistema hacia el arte. Resumiendo dichas propuestas de las dos últimas décadas, las políticas públicas evitarán que los buenos propósitos queden en el papel, y para lograrlo se debe borrar las tendencias que nos imponen su hegemonía para partir desde cero, suficiente para que las aspiraciones de desarrollo queden en cero. Por vacíos de visión a largo plazo.
Aun países desarrollados cuestionan la educación tradicional, donde los jóvenes son llevados al molino de carne, tal como se expresa en la película The Wall de Pink Floyd; o al suicidio como en la película La Sociedad de los Poetas Muertos. Ambas críticas se refirieren a Inglaterra
Cuando en El Salvador se pregunta sobre calidad order cipro educativa la respuesta unánime es a favor de las escuelas privadas, aunque sean unas pocas las instituciones que puedan enorgullecerse de la calidad: las católicas y las bilingües, con ligeras excepciones en escuelas públicas y privadas. Depende de la mística docente o del apoyo público. Recuerdo hace cinco años, desde la Biblioteca Nacional, patrocinados por la Fundación Páiz, se organizó un concurso de cuento y poesía para estudiantes de instituciones públicas y privadas. Se hizo visitas de promoción a institutos nacionales, no por privilegio sino para contar con mayor cantidad de estudiantes avanzados en sus estudios. Una vez recibidos los 2500 trabajos, al contabilizarlos, nos llamó la atención cuáles habían sido las instituciones con más trabajos enviados. Esto nos hizo agregar un premio a esos centros educativos. El primer lugar tuvo 95 participantes, fue un centro educativo de Guatajiagua, el segundo lugar fue para Cantón el Carmen, Departamento de Cuscatlán; y el tercero para un Cantón del Departamento de la Paz. Los tres eran estatales.
A la entrega de premios se invitó a los ganadores en poesía y cuento, y a los docentes coordinadores del proceso de estimulación literaria. Al preguntarle al maestro de Guatajiagua el motivo principal del alumnado para participar manifestó que se les planteó el reto de despertar el espíritu creativo, porque el manejo del lenguaje incide en otras disciplinas, inclusive la matemática. El maestro nos manifestó la importancia de la expresión lingüística para una formación integral. “Si el joven no sabe escribir, si no lee, no sabrá imaginar para ser constructivo en la vida cotidiana”. De complemento nos dijo que él, en sus ratos libres, era experto en elaborar cerámica negra, que no solo es hacer comales y vasijas, sino productos estéticos, aunque en la capital no sean tan conocidos.

Read the rest of this entry →

13

02 2013

LA MENTE ES MARAVILLOSA

Manlio Argueta

El último mes del 2012, abandonaron este mundo dos genialidades longevas: Oscar Niemeyer, padre universal de la arquitectura brasileña, de 104 años; y Rita Levi Montalcini, a pocos días de cumplir 105 años. buy viagra online no prescription Esta ganó premio Nobel por sus investigaciones sobre los factores de crecimiento neurológico, y como decía: “pasé mucho tiempo recorriendo esa jungla impenetrable que es el cerebro”. Cuando ella quiso estudiar medicina sus maestros le aconsejaban que no tenía facultades para la investigación y que mejor se dedicara a escritora, oficio considerado más fácil para una mujer. Tuvimos suerte, pues llegó a revolucionar el concepto sobre las neuronas y su trascendencia en los tratamientos del Alzheimer, la esclerosis múltiple y el glaucoma. A los 92 años se le preguntó qué pudiera hacer si tuviera veinte años, y ella respondió, que nada es comparable con sus investigaciones hechas antes de llegar a su edad centenaria, “lo sigo haciendo mejor, porque no soy mi cuerpo, soy mi mente”. Y con esto defendía el trabajo intelectual como medio de mantener vigente la lucidez. “Si sucumbimos ante los años es porque no utilizamos las posibilidades de crear, de comparar, de buscar e investigar”. Esto se debería hacerse toda la vida.
El otro longevo genial es Oscar Niemeyer que diseño Brasilia, luego de descubrir las grandes posibilidades del hormigón armado para sus estructuras que le permitía hacer maravillas con las líneas curvas en sus edificaciones. Brasilia lo convirtió en el gran maestro de la arquitectura moderna. Lo que parecía locura fue todo un poema urbano en medio de la selva, entre mariposas, ciénagas, caimanes, jaguares, mosquitos y ríos caudalosos: Brasilia, capital de esa orgullosa quinta potencia mundial que es Brasil que dice mucho para nuestra América Latina.
A los 70 años cuando un periodista lo descubre diseñando edificios admite que no le gusta decir su edad, “si pensara en la edad perdería la esperanza”. De modo que a los cien años todavía elaboraba proyectos novedosos dentro de Brasil, caso del Museo de Arte Contemporáneo en el Estado de Río de Janeiro; aunque ya antes había contribuido a construir obras en París y en Nueva York. Con todo no se envaneció, que algunas veces puede ser trampa para envilecerse, y puso más énfasis a una filosofía de valores: “La vida es más importante que la arquitectura”, solía decir Niemeyer. Coincide con Goethe: “Solo el que vive sabe”. Estas dos principios

Read the rest of this entry →

13

02 2013

CENTRO URBANO Y AMNESIA CULTURAL

Manlio Argueta
Mencionar Centro de San Salvador es hablar de pobreza, inseguridad, rechazo, congestionamiento, gases venenosos (a propósito, el Estado subsidia a los buses con medicinas y hospitales, pues miles de gente tragan diariamente el veneno de los combustibles). El llamado Centro Histórico es herencia nacional; sin embargo, destaca por ser decadente y deprimida.
Me tocó formar parte de una directiva escolar de un colegio privado. En reunión con padres de familia propuse que los estudiantes de bachillerato asistieran a una obra en el Teatro Nacional. Antes había preguntado a estudiantes si conocían el Teatro. Nadie. Eso me sugirió la idea de invitarlos a la presentación artística. Los padres pusieron el grito en el infierno. Les aclaré que el bus podía llegar a las puertas del Teatro, no había riesgo- Y el colegio apenas queda a un kilómetro de distancia. No los convencí. Esto fue en 1996 cuando lo índices delincuenciales eran bajos.  
Otra vez, año 2002, la embajada de un país que ofrece gran apoyo cooperativo para proyectos, quiso organizar una exposición en la Biblioteca Nacional. La embajada hizo las tarjetas y las repartió. Días después se avisó que ya no se iba a realizar la exposición porque a quienes habían recibido la tarjeta manifestaron que a la Biblioteca no podían asistir, se supone por estar en zona peligrosa. La embajada se excuso con la Biblioteca por la suspensión. LQQD, como se decía al resolver teoremas geométricos: el Centro Histórico aterroriza a los ajenos a ella.
Y aquí está la Plaza Cívica, con una escultura de Gerardo Barrios que cada 29 de agosto la visten de gala para rendirle honores civiles y militares conmemorando la fecha de su fusilamiento. (A lo mejor dentro de cien años vamos a celebrar el asesinato de Roque Dalton un diez de mayo, Día de la Madre).  Bueno, esto es pisto aparte.
Una cuadra al oriente de dicha plaza está el monumento patrio más trascendental de El Salvador: el Parque Libertad. Cada 15 de septiembre se viste de azul y blanco y música patriótica. Las dos plazas citadas destilan pueblo, como diría algún viejo orador político. Y enfrente de este parque está la bella Iglesia El Rosario, de trágica recordación, quizás por eso relegada al olvido.
El centro no siempre fue deprimido y decadente. Veamos: en frente de la Plaza Cívica estaba el Banco Hipotecario y en esquina diagonal el Casino Salvadoreño. En otra esquina al norte estuvo el Club Internacional, enfrente a la cripta de Mon. Romero. Ahí llegábamos todos los días los poetas jóvenes a departir en el café “Doreña” con el Dr. Oswaldo Escobar Velado, (menciono el título, aunque para nosotros, poetas de cafetín, él solo era un poeta). No había límite de permanencia aunque se pidiera una sola taza, era un lugar  confortable para encuentros con periodistas, cubrir audiencias, y agentes vendedores. Los poetas hablábamos de cambiar el mundo. El club ya se había trasladado a otra zona y la Compañía Cafetalera instaló ese lugar con la idea de promover el grano puro, pues a nivel popular aun se tomaba café de maíz o de semilla de aguacate. En el “Doreña” se degustaba el mejor café de El Salvador a un centavo de dólar la taza. ¡Ah tiempos del paraíso del colón! También es otro pisto

Read the rest of this entry →

05

01 2013

EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE Y LA MUJER.

Manlio Argueta.

Una de los escritores actuales más leídos en el mundo occidental es el sueco Stieg Larson: trilogía Millenium, cuyo primer volumen fue llevado al cine (en EUA, Rusia y Suecia). Nosotros conocimos la película como La chica del Drag

ón Tatuado. La obra tiene como personaje principal a una mujer, la joven llamada Lisbeth Salander que logra defenderse gracias a su inteligencia y conocimientos tecnológicos. Millenium tiene unas 2400 páginas difíciles de soltar una vez que nos adentramos a una trama con lenguaje directo y pfizer viagra 50mg que nos ofrece a una trama del crimen global ligado a la política. Salander ha traspasado todas las fronteras, incluso los Rolling Stones se inspiraron en ella para su último concierto.

Read the rest of this entry →

22

12 2012


© 2009-2014 Todos los derechos reservados